Archivo de la categoría: Cine

Ernest et Célestine: como Chaplin

Ernest et Celestine

 

– Los osos arriba y los ratones abajo, ¿no es así?
– Pues sí, siempre ha sido así.

Un día me propuse ver una simple película de dibujos animados y me encontré con una de las piezas del séptimo arte que mejor comprende y ama al resto de los seis artes.

Ernest et Célestine es la adaptación cinematográfica de la colección homónima de cuentos infantiles escritos e ilustrados por Gabrielle Vincent, con los que han crecido los niños en Francia desde 1981. Mientras que en España ha pasado sin pena ni gloria por las salas cinematográficas, en el país galo los nostálgicos han llenado las salas. Se agradece que de vez en cuando haya autores que apuesten por hacer películas originales, alejadas del producto comercial.

Cuenta la historia de una amistad imposible entre un oso y una ratoncita. Ernest es un oso que está destinado a ser juez, como su padre, su abuelo, su tío y su tío-abuelo; pero él quiere ser actor de teatro, músico y cuentacuentos. Célestine es una ratoncita que se niega a ser dentista –el destino de todos los ratones, si quieren cuidar lo más preciado para poder alimentarse–, porque lo que le gusta es dibujar. Esta entrañable pareja de solitarios e incomprendidos causarán un gran revuelo en un mundo guiado por los prejuicios y la intolerancia. Conociendo a estas dos almas sensibles descubres que los problemas más grandes se pueden resolver con las preguntas más simples.

Nos encontramos ante una película elaborada de manera tradicional, casi artesanalmente; en la que lucen las acuarelas originales. El precioso guión de Daniel Pennac recuerda a las mejores películas de Chaplin, tanto por el humor slapstick de “golpe y porrazo” como por la ternura del patetismo y el drama. La relación entre los protagonistas recuerda a la de Chaplin con Coogan en la película El chico (The Kid, 1921).

En total son ochenta minutos de magia que satisfarán mucho a los pequeños y a los mayores, que tendrán la oportunidad de ser niños por un rato. La estética simple y elegantísima, la música, la poesía, el amor por el arte, el carisma y la sencillez consiguen que esta película se cuele en el interior de los corazones más duros.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

El amor tiene un precio

Ustedes pueden ver esto y pensar que es mágico. Pero enamorarse es un acto de magia.

Tanto la imagen como la frase, pertenecen a la película Ruby Sparks (último trabajo de los creadores de Little Miss Sunshine). Al margen de que es una película estupenda (que recomiendo vivamente), aborda el tema del amor desde un punto de vista original, que da qué pensar.

Al acabar la película, la primera sensación que tuve, fue que es una película de la que se puede aprender, pero sorprendentemente no sabía el qué; y eso es estupendo. La vi hace tres días y mi cabeza sigue dando vueltas. He sacado muchas conclusiones (quizá demasiadas) y todas sobre el amor y el precio que tiene el amor verdadero.

Querido lector, no te voy a explicar nada de la película, ya que me encantaría que la película te sorprendiera tanto como a mi. Cuando la hayas visto ya la comentaremos tomando una cerveza.

Etiquetado , , , ,

¿Qué demonios es esa isla?

Yo imagino, que a estas alturas, J.J Abrams no necesita presentación. Por si acaso, sólo decir que es el creador de séries como “Lost” o “Fringe”, y director de películas como “Super 8” o “Star Trek”. (para más información: http://es.wikipedia.org/wiki/J_J_Abrams)

En esta breve conferencia, (que os linko al final del post) Abrams llega a la raíz de su capacidad creativa y nos descubre el denominador común que podemos apreciar en todas sus obras: el interés del espectador, es el auténtico motor que hace avanzar la historia.

De toda la conferencia, yo me quedo con el momento en el que dice cual es para él la mejor escena de la historia del cine y porqué.

http://www.ted.com/talks/lang/es/j_j_abrams_mystery_box.html

Etiquetado , , , , ,

Algo que contar

“Muchas personas son lo bastante educadas como para no hablar con la boca llena, pero no les preocupa hacerlo con la cabeza vacía”

Orson Welles

El cine está en crisis (como casi todo actualmente). Se habla a menudo de que no quedan ideas; de que ya está todo contado. Y no es verdad. Hay infinidad de historias y infinidad de maneras de contarlas. El hecho de que la industria del cine  (especialmente Hollywood) cuente una y otra vez la misma historia, utilizando a la persona más mediática del momento para que la gente acuda al cine en masa y poder hacer una mica de calaix, es otro tema. Mientras la tierra siga habitada por personas las historias no se agotarán.

ES MUY SIGNIFICATIVO QUE ESTA SEMANA SE HAYA ESTRENADO LA OCTAVA ENTREGA DE AMERICAN PIE;  si ya era innecesario estrenar una segunda entrega, imaginaros la octava.

Retomando las pruebas que ya se iniciaron en los años 50, hemos entrado en la “supuesta” era del 3D. Es un error pensar que el 3D nos puede sacar de la crisis. Con el 3D, la industria hará una mica de calaix, pero no solucionará nada. La crisis es más profunda, es una crisis de ideas. Consiste en tener algo que contar. El 3D es una herramienta (una herramienta buenísima, por cierto) que ofrece una nueva dimensión narrativa; igual que la aparición del sonido o la aparición del color, el 3D tiene que aportar algo a la historia (no es una cuestión estética).

Si tienes ideas escribe. Y mira muchas películas. Y lee mucho. Sólo la creatividad, la imaginación y el talento nos pueden sacar de esta crisis.

Etiquetado , , , ,

Saul Bass: diseño y cine

El año pasado me pidieron que diseñara la carátula y el poster de un cortometraje llamado “El barco pirata”. Era la primera vez que me pedían algo así y estuve durante unos días leyendo mucho sobre el tema: diseño y cine. Al margen de que recientemente este cortometraje ha ganado el Premio Goya al mejor cortometraje de ficción, estoy contentísimo de haber hecho este trabajo porque a raíz de estas lecturas conocí a un personaje al que vale la pena conocer: Saul Bass.

Saul Bass es uno de los grandes. Es una de esas personas que tendría que aparecer en el temario de cualquier carrera que rozara el arte. Saul Bass tiene que ver con el diseño, el cine, la publicidad y con el arte en general. Saul Bass es color, movimiento, caligrafía, ritmo, novedad y mucho arte.

Saul Bass nació en el Bronx en 1920 y ha sido uno de los mejores diseñadores gráficos de las últimas décadas. Después de hacer trabajos para grandes empresas americanas (trabajó en varias agencias de diseño de New York), Otto Preminger lo invitó a diseñar el póster para su película Carmen Jones (1954). Tan contento estaba Otto con el trabajo de Saul Bass que le pidió que participara en el diseño de los títulos de crédito. Este fue el inicio de su carrera cinematográfica.

Saul Bass revolucionó los títulos de crédito (que hasta ese momento tenian una función puramente informativa) y les dio una dimensión narrativa y artística rompiendo con la moda del momento.

Os animo a que busquéis obras suyas y que leáis sobre él. Vale mucho la pena.

Etiquetado , ,

¡Un musical!

¡Me encantan los musicales!

Me encantaría entrar por la mañana a una cafetería y decir: “¡Bueno días!” y que el barman contestara: “¡Buenos días!” y se levantara un hombre mayor sentado al fondo de la cafetería para decir a plena voz: “¡Buenos días!” y que empezara a sonar una orquestra de fondo y nos pusiéramos a cantar: “¡Buenos días, buenos días a todos, buenos días!”. Y que bailáramos por encima de las mesas, y el barman cogiera de la mano a una muchacha y se marcaran un claqué encima de la barra. Y que de repente entrara una persona robusta con cara de ser el malo y la gente dejara de cantar, y que la orquestra pasara de tocar acordes mayores a acordes menores (anunciando que habrá un giro argumental). Y que la persona robusta encontrara un motivo trivial para empezar una pelea; y nos peleáramos todos sincronizados con la música. Y que ganáramos nostros. Que ganara “el bien” como en todas las historias que merecen ser contadas. Y salir de la cafetería y entrar en la oficina y empezar una nueva canción.

¡Me encantan los musicales! Son un verdadero ejemplo de comunicación creativa. Si ya cuesta escribir una canción en la que la letra y la melodía tengan coherencia con el mensaje que queremos transmitir, imagínate cuando tienes que tener en cuenta la letra, la melodia, el baile, los planos y el montaje. ¡Que vivan los musicales!

¡Buenos días!

pd: “Singing in the rain” supuso un giro en la historia de los musicales. La canción deja de ser un “número musical” (un pegote) y pasa a ser parte de la historia (los personajes cantan porque están contentos o porque creen que es la mejor manera de conquistar a la chica). Si no la habéis visto os la recomiendo vivamente.

Etiquetado , , , ,
Anuncios